viernes, 24 de noviembre de 2017


24 de noviembre de 2017. Viernes.

LUCES LEJANAS

Mirando el horizonte, en Las Canteras. Alfredo Kraus. F. FotVi

-Me digo: soy libre, y miro el horizonte, y lo veo asequible; pienso: puedo llegar a él y desentrañarlo, y tocar su corazón, y amarlo; desde aquí, desde mi balcón, lo siento, lo sueño, lo intento hacer realidad -latido- en mí. En la libertad, todo es lejanía ferviente, efusiva, revolucionaria, tiempo de alas. Lejanía que te parece poder tocar y decir. Utopía. Pero, una vez allí, caes en la cuenta de que en aquel horizonte hay paisaje, luz, personas, problemas, tiempo: quizá no todo tan hermoso como te pareció desde lejos. Pero, con desilusión de gato escaldado, levantas la vista y ves que hay otra lejanía que te llama otra vez, pues siempre hay otro horizonte al que acudir más allá del último alcanzado, otro horizonte al que atrapar y morder, y desear. Porque, como diría Octavio Paz, en la lejanía siempre «hay un comienzo de himno como un árbol», que te hace cantar y seguir, sin desfallecer. La vida, Diario, es un peregrinaje de luces lejanas, que te llaman, que te atraen como la llama a la polilla, con furia de locura (18:08:08).

miércoles, 22 de noviembre de 2017


22 de noviembre de 2017. Miércoles.

DARDOS ENVENENADOS

Un instante de lluvia, en mi balcón. Murcia. F: FotVi

-Sigue el sol y sigue la ruina. Mientras se cuartea la tierra. La tierra, hasta este mes de noviembre, suelta fuego por el suelo agrietado de los embalses. Estos embalses mudos de agua, pero calientes de desastre, escupen fuego por sus grietas. Y, entre tanto, seguimos con lo de Puigdemont en Bruselas, y Rajoy, Iglesias y Sánchez, en Madrid. Todos tirándose dardos envenenados. El veneno de las palabras, tomado en sucesivos y ligeros sorbos de idiotez o cólera, mata tanto o más que el cianuro. Solo las palabras dichas con amor, Diario, salvan e iluminan, y aun difuminan el mal (18:05:23).

lunes, 20 de noviembre de 2017


19 de noviembre de 2017. Domingo.

CUERDA FLOJA

En la cuerda floja, de la línea. F: FotVi 

-Ando por la línea de escribir, como un funámbulo por el alambre. De este punto a aquél, me digo, y miro hacia el allá, y tanteo con el pie. Vibra el alambre. Sufro de miedo. No pienses en la caída. ¡Hice esto tantas veces!, te dices. Doy el primer paso, se comba la línea de escribir. Dudo; pero sigo. Oscila el contrapeso. No lo miro, solo sé que está, como alas, a mis lados. El escritor es un volatinero que aletea palabras sobre la cuerda floja; y para el que siempre existe el peligro de caerse. Y de morirse; o solo quedar herido, o salir ileso. Es un volatinero que, aunque alguna vez se caiga, si no muere, sigue adelante. Hasta llegar al final de la cuerda, donde se halla el éxito; nunca el fracaso. Porque, aunque no haya nadie aplaudiendo o silbando, siempre está el escritor, el equilibrista, que ni se aplaude ni se silba, pero que sigue escribiendo, subido a la cuerda floja, explorando luces y sombras, metiéndose en las entrañas de las palabras, y en las de la persona humana, para decir lo que ve y contarlo. Contar una mala acción o una acción de bondad y libertad, de éxtasis. Todo cabe en el funambulista escritor: la luz, la piedad, la guerra, la traición, la fantasía, el hombre, la nada; y con el poeta Adonis, inquirir: «¿Debo preguntar cómo acabará este mundo o cómo ha empezado este infierno?» O con los versos, Diario, de otro poeta: «¿Si digo una palabra, si la digo / alta y azul, anuncio el mar?» Caminando por la cuerda floja (13:04:36).

viernes, 17 de noviembre de 2017


17 de noviembre de 2017. Viernes.

EL INSULTO

Palabra sin gajo, en el jardín. Torre de la Horadada. F: FotVi

-Se ha de tener mucho odio, arañas negras, palabras podridas en la boca y pocos dientes, para lanzar un insulto contra alguien. Para masticarlo y decirlo. Y muy poco pudor. Quien profiere insultos, es como el que cría sapos en su interior y los echa por la boca para que croen, para que charleen. El insulto, dice el Diccionario-, ofende y avasalla, humilla. La palabra -ese don divino que se nos ha regalado, esgrimida para trasmitir suciedad y roña, y tizne, en la cara del otro. Como un salivazo hediondo y cínico, perverso. Se puede discrepar, pero no insultar. El que insulta demuele sus argumentos, derriba su autoridad, se hace pis en su propia boca. No insulten ustedes, Rufián, Iglesias, políticos todos. No insulten, hablen, simplemente eso: hablar, decir, y, si quieren ofender, háganlo con un verso, verso que no entenderán sus adversarios, y ustedes se habrán salvado. Parafraseando a Adonis, digamos que, aunque no te lo propongas, podrías pensar que lo que dices del otro, te lo dices a ti mismo. Y, en todo caso, Rufián, Iglesias, todos los demás políticos, piensen con Pere Gimferrer, que «todo» -las palabras, los gestos, la luz, las sombras, esto, lo otro, lo que quema, lo que muerde- «todo es un pacto de irrealidad». Cuando vosotros no estéis, el mundo seguirá caminando: con sus risas, sus angustias, sus cinismos, sus verdades, sus cóleras, sus tiznes, su santidad, sus infiernos. Y es que el insulto, como hoja de ruta a seguir, Diario, como cencerro que solo avisa de que por allí transita un buey, rumiando ira o quizá  bondad -¿quién sabe?-, nunca ha resuelto nada, salvo divertir a los dioses o a la plebe, otra especie de dios pequeño y frágil: dios menor este, tierno, desvalido, y tan huérfano de afecto… (12:04:49).

miércoles, 15 de noviembre de 2017


15 de noviembre de 2017. Miércoles.

SIETE VELAS ENCENDIDAS

Para Candela, desde el jardín. F: FotVi

-Hoy Candela ha cumplido siete años, como siete velas encendidas en el candelabro del tiempo. Pero a la vez que se encienden siete velas -que lucen, hablan, hacen historia-, se apagan otras siete. Candela cumple años, y con los años, abre libros, suma y recta, juega, oye hablar a la luna, se asombra, pero, al tiempo, pierde años. Candela, esta pérdida de años, aún no la nota; con los años crece y se fortalece, y la sabiduría y la gracia la van invadiendo, como el agua de riego en un campo de trigo, lentamente, hasta ser cosecha, y, luego, blanco pan. Pan en la mesa luminosa de la vida. Candela, felicidades, porque todavía llevas puestas las alas de la inocencia, y de ti se podría decir aquello de: «doblo la página del día, / escribo lo que me dista / el movimiento de tus pestañas». Con Octavio Paz, y, en el día de tu cumpleaños, te felicito de este modo tan cercano y tan cierto, Candela, nuestra pequeña maravilla. P. D. Perdona, Diario, que no me dirija hoy a ti directamente; mañana será otra día, con otro sol y otros asuntos por los que transitar; eso, sí, con rosas -y alguna espina, quizás- en el movimiento de las pestañas de Candela, ¡gorjeo! (12:01:59).

martes, 14 de noviembre de 2017


14 de noviembre de 2017. Martes.

PALOMA CANSADA

Paloma pensativa, en mi balcón. F: FotVi

-Me levanto con la mente clara y las piernas menguadas, inciertas. Doy pasos difíciles. Pero como toda paloma cansada, insisto en volar, sin importarme el dolor y sí la rabia, mi afán por extenderme en el vuelo y abarcar los cielos, abrazándolos. «Así enciendo mi llama», que diría el poeta libanés Adonis. La llama de volar utopías, aunque parezcan imposibles; la llama de hacerme con el tiempo y su declive, intentando dominarlo, aunque, al fin, me destruya. Me adentro en la mañana y compruebo que casi todo sigue como lo dejé el día anterior: Puigdemont en Bruselas, con su casco prusiano -el pelo- impidiéndole pensar, y sus discípulos, confusos: mediocres paladeando la mediocridad. Siguen las lágrimas de Buffon, que han conmovido al mundo -dicen los que buscan hacer de cualquier cosa una tragicomedia-, por quedar Italia eliminada del Mundial. Como si lloraran las ruinas del Aventino y toda la historia de Italia por tal calamidad. La frivolidad arruinará el mundo. Mientras, el planeta todo está en peligro, lo dicen los sabios que vigilan su decadencia, y esto no nos conmueve, las lágrimas las dejamos para llorar la imbecilidad. La estupidez, decía el pensador Zygmunt Bauman, mueve a las masas, con sacudidas de oleaje. Menos mal que el cielo está azul, Diario, y el anticiclón no deja que haya lluvias torrenciales de estulticia. Celebración, pues (18:35:49).

domingo, 12 de noviembre de 2017


12 de noviembre de 2017. Domingo.

NO ABANDONES

¿Detrás de la puerta?, en Mula. F: FotVi

-Ayer me levanté pensando en el hospital: a un  tiempo lugar de dolor y de esperanza, me dije. El dolor queda dentro de los muros del centro, donde es lamento y bostezo, y la esperanza, fuera, donde andan los sueños y los proyectos. O la libertad. Porque la realidad nos dice que se es libre fuera de la jaula. Dentro, solo se puede soñar, o, en todo caso, caerse al fondo de la nada, donde están los detritos. Voy, con José Luis y Antonio, a visitar a Juan Fernández, al que se le nota en su aspecto la cólera del hospital perfecto. Todo hospital es una combinación de ira y de fe, de expectación silenciosa abierta al asombro. Todo es susurro en el hospital: desde las batas del personal sanitario hasta la enfermedad misma. La enfermedad se susurra, no se dice. Anda por los pasillos de esta jaula de clausura, como un pájaro atemorizado, al que le diera pudor volar. Y el dolor está -pájaro sangrante- al otro lado de cada puerta a la que te asomas. El enfermo, en la cama o en el sillón, ligado a los muchos cables -cordón o cordones umbilicales- que mantienen en activo su vida, con dudas no obstante. Y los familiares con el titubeo de la plegaria en los labios o la mirada perdida en los ojos. Sin embargo, andando por estos pasillos, Diario, parece que oigo el verso de Adam Zagajewski, que musita: «Habla más suave. No abandones la poesía». Lo oigo, y se lo digo a Juan, mi amigo (18:25:08).