miércoles, 17 de enero de 2018


17 de enero de 2018. Miércoles.

ES POESÍA

Poesía, en el jardín. Casa Sacerdotal. F: FotVi

-Aseguraba Samuel Beckett, con voz profética, que podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía. Es decir, siempre habrá vida y luz, o caos vital: como una luciérnaga en la oscuridad que ilumine, y muera, o una rama de almendro que florezca, y se quiebre, o una risa de niño que gorjee, y -perdón- se haga caca. Todo es poesía. Aunque no haya palabras, habrá cosas que relumbren o que oscurezcan el sol. Como la espiga en el campo, o el alacrán bajo la humedad de la piedra. Hoy me levanto miércoles, después de haberme acostado martes. Poesía es todo lo que se ve con ojos de poeta, con emoción, con la sinrazón del poeta. Con angustia de poeta. También el mal; y la fealdad. O el bien y la bondad. Cuando Becker dice aquello de «poesía eres tú», no sabemos a quién se lo dice: si a una mujer, si a Satán, si al enano de la Corte. La poesía no está en el objeto, sino en la palabra que lo dice. La palabra y la pasión del poeta son los que hacen que cualquier cosa -un río, la habitación nauseabunda de Van Gogh, el estertor de un moribundo- sean poesía. O la sartén y el cazo, y el perro que levanta la pata y mea en la esquina de la calle, para su alivio y el del poeta, que lo ve y lo celebra. El poeta hace palabra -o luz, belleza- lo que es un simple proceder excrementicio del perro. Decía Baudelaire que la belleza es algo artificial, depende de la mirada del poeta. La mirada, que con las palabras, hace la belleza. Tejiéndolas y destejiéndolas como reflejos, según Octavio Paz. Ah, y es que la palabra, Diario, se hizo carne y habitó en la belleza, nutriéndonos de vida, de poesía, de esplendor, de libertad (11:38:56).

lunes, 15 de enero de 2018


15 de enero de 2018. Lunes.

INSTANTE DE VIDRIO





Gota de lluvia, en el jardín. Murcia. F: FotVi

-Esta mañana harineaba en Murcia. Es decir, lloviznaba. La mañana lloraba gotas de vidrio al contraluz. La lluvia colgada de una hoja del árbol y vista a contraluz, siempre es un instante de vidrio a punto de caerse. Harinear. Me lo ha dicho, en el desayuno, un compañero: «En la República Dominicana y otros países de Hispanoamérica llaman a este modo de llover -desmenuzado y disperso- harinear». Bella palabra, que he copiado: esta mañana está harineando en Murcia. Y paso a la prensa, dónde leo que es necesario y urgente, entre los políticos, un pacto nacional del agua. ¿Pactos entre los políticos? Tenemos agua pero mal distribuida, y mal negociada. Los políticos, Diario, jamás se pondrán de acuerdo; miran más por sus propios intereses que por los del pueblo, al que debieran servir y, sin embargo, lo desprecian, engañándolo y explotándolo sin piedad (17:57:42).

domingo, 14 de enero de 2018


14 de enero de 2018. Domingo.

FORTALEZA

Despertando, en el jardín. Torre de la Horadada. F: FotVi

-Me despierto liberado y con ganas de abrir los ojos y ver. Abro los ojos, respiro, echo las sábanas atrás, y, girándome, pongo los pies en la alfombra. Bostezo y me santiguo, es mi costumbre. Era la costumbre de mi madre, que irradiaba serenidad. A pesar de los momentos de dolor y pérdida de hijos. Fue lavandera, y nunca la oí quejarse a Dios. Daba gracias, como el niño llora o la mosca molesta. Siempre tenía, como un trozo de pan o una sonrisa que pronunciar, un Ave María en la boca. En casa, hacía ella todo y además rezaba; los rezos le nacían en la boca y le corrían por todo el cuerpo como un signo de fortaleza. Le daban seguridad y encendían su fe en la vida y en el trabajo, y en el amor a todos. Por eso, al despertar, y después de bostezar, me santiguo, y así, Diario, ando todo el día cerca de mi fe y santificando mi trabajo (18:43:30).

sábado, 13 de enero de 2018


13 de enero de 2018. Sábado.

DEPENDE

Sol apagado, en Murcia. F: FotVi

-Con un sol desvalido y triste, esta mañana me puede el desencanto. Y, desencantado, dejo de cabalgar por facebook. Quizá vuelva o quizá, no. Depende de cómo brille el sol de la ilusión: o con lomo erizado de tigre o apagado como una libélula aterida. Si como lomo erizado de tigre, volvería, si como libélula aterida, me tocaría esperar. Esperar, Diario, que es virtud de sabios y de santos (18:30:44).

jueves, 11 de enero de 2018


11 de enero de 2018. Jueves.

TEJER REFLEJOS

Reflejos en el río, en Murcia. F: FotVi

-¿Qué es la poesía? Según Octavio Paz, tejer reflejos y destejerlos. Reflejo es un instante de luz que pasa, o un estar y no estar en la luz, o un darte la luz e irse, sin dejar señal de que te ha tocado. El reflejo no mancha, y, al contrario que la estupidez, el reflejo te mira y se va, sin dejar huella. La estupidez te mira y te unta. Como con pintura negra. Chorreteado. La estupidez te arrebata la sabiduría y te deja en paños menores, sin cultura. Con la estupidez no piensas, no eliges, pierdes baba, y se te caen los calcetines. Y con los calcetines caídos, te los pisas y caes. Caes en la inanidad, en lo vano e inservible, en lo roto. Te empobreces. Según el diccionario, reflejo, en su acepción séptima, significa la capacidad que tiene alguien para reaccionar rápida y eficazmente ante algo. O en una milésima de luz (intelectual), captar un problema y tratar de solucionarlo. Es hacer poesía: tejer y destejer reflejos: en lo político, en lo social, en lo económico, en lo judicial y aún en lo eclesial o religioso. J. F. Kennedy dijo: «Si hubiera más políticos (jueces, pastores -ejemplo: M. Hernández-, obispos, albañiles, economistas, banqueros, alguaciles, amas de casa…) que hicieran poesía y más poetas que hicieran política, el mundo sería un lugar un poco mejor para vivir». Si supiéramos distinguir entre silencio y palabra, entre flor y cansancio, entre persona y amigo, entre Dios y teología, entre macroeconomía y una casa donde vivir, entre robar y pobreza, entre amor y cansancio, entre ave y cadenas, entre libertad y una jaula de oro; si supiéramos ver eso, seríamos poetas, y podríamos tejer y destejer reflejos, y hacer de nuestra vida un poema tras otro, como un Quevedo, o un Shakespeare, o un Cervantes, y la mayoría de las personas grandes que en el mundo han sido. Ser poetas, Diario, o ser libres con ensueños, y alas, y horizontes abiertos donde poder perderse, y hallarse (12:32:25).

domingo, 7 de enero de 2018


6 de enero de 2018. Sábado.

¿REYES O TÍTERES?

Reyes hacia Belén. F: Internet

-Hoy, día de Reyes, me arrodillo ante el pequeño Belén del amor y, con los Magos, adoro al Niño Dios, que ha nacido en mi fe. Mi fe, que, con los Magos de Oriente, se ha vestido de Navidad y de adoración, con regalos. Ellos le ofrecen oro, incienso y mirra; ricos presentes, ¿y yo qué le ofrezco? Le ofrezco mi mirada, absorta y asombrada, y gozosa, por poderle ver así, tan cerca, tan humano, y tan niño. Tanto, que ríe, y gorjea, y patalea. Y, mientras, aquí, en la realidad del día a día, la fea e interesada controversia de si deben ser Reyes o «drag queen», o si matronas o guerreros del antifaz, si buitres o palomas. Y todo por no querer estos mandones políticos hacerse como niños (como Unamuno, que pedía: «Agranda la puerta, padre, / porque no puedo pasar; / la hiciste para los niños, / yo he crecido a mi pesar.»); sino que lo que persiguen es conseguir que los niños se hagan como ellos, niños mayores, con sus prejuicios, sus iras, sus arrebatos de insensatez, sus carencias intelectuales, sus intenciones perversas. En todo caso, ¿en qué quedamos? ¿Reyes, con una tradición y un parpadeo de ilusión y ensoñación para los niños; o simplemente títeres que actúan, confusos, sabiendo que hacen un papel que no les corresponde en estas fechas de fe y estrellas, y de un Dios que se hace Niño, y que llora y ríe, y recibe regalos, como abrazos? Porque los regalos -leo en internet- «se envuelven y se abren»; pero «los abrazos -continúa- se abren y nos envuelven». Los abrazos se abren y nos envuelven. Yo, Diario, prefiero las cabalgatas de los Reyes Magos, porque iluminan los ojos de los niños y se prestan más al abrazo que al regalo; o al regalo con abrazos, signo de la Navidad (12:16:33).

viernes, 5 de enero de 2018


5 de enero de 2018. Viernes.

NUBARRONES

Esta noche, llegará la ilusión, por entre nubes. En Murcia. F: FotVi

-Cinco de enero y sin llover -quiero decir, por estas tierras de luz y sequedad, y de asombro por ver una gota de agua convertirse en una onza de oro, vegetal; no parece que estemos a punto de dar carpetazo a la Navidad. Unas navidades sin lluvia -y sin nieve-, son navidades casi fallidas. Menos mal que nos ha nacido el Emmanuel (Dios-con-nosotros), que es la otra lluvia de Dios sobre la tierra, la de la gracia. O la otra gran nube (sin rayos, sin truenos, sólo con relámpagos de amor) sobre la tierra. Pero hay otra gran nube que amenaza nuestras vidas: la de los populismos (a derecha y a izquierda), que oscurecen nuestro horizonte de negros nubarrones, famélicos por hacer el mal, ávidos por destruir. Nubarrones que son como aves de mal agüero. En lo político, en lo social, en lo económico, y aun en lo religioso, que no suele entrar en política, pero sí sufrir sus consecuencias. Por ejemplo, queriendo liquidar tradiciones y cabalgatas de ilusión, con magos (y magas) que no llegan de oriente, sino del carnaval. Y así los niños, absortos -sin saber de qué va-, viven dos carnavales, el de la Navidad y el del Carnaval de carrozas y charangas, pero sin estrella y sin Niño divino al que adorar, solo con descaro y murgas, que oscurecen el juicio y, a veces, hasta la estética. Aunque también, a veces, sean deslumbrantes en belleza y arte, y dignos de ser admirados. Pero yo abogo por que la Navidad sea Navidad, y el Carnaval, Carnaval, sin intercambios mal intencionados y cutres, sin arbitrariedades molestas. Yo, esta noche, Diario, soñaré que los Reyes Magos me dejan en el balcón un libro nuevo que editar -Y atrapé el viento, quizá- y un poco de humildad para que, siendo viejo como lo soy, no me crea joven y sin dolencias, aunque los sueños los tenga intactos y veloces, y pueda subirme a ellos y cabalgar, con don Quijote y Sancho, en un Clavileño volador, cogiendo estrellas y «desfaziendo entuertos». ¡Ah, qué más quisiera yo! Pues lo quiero (13:30:54).

1 de enero de 2018. Lunes.

LA MANO

En las manos anda el misterio, en Las Canteras. Las Palmas. Gran Canaria

-Se me duerme la mano, y no escribo. ¿Pero es la mano o es lo que dicta a la mano lo que hay que escribir, la mente, lo que se duerme? Quizá se me haya secado la mente. Aburrido. Problema: iré al podólogo, para que me diagnostique el mal que padece la mente (19:03:07).