martes, 15 de agosto de 2017

15 de agosto de 2017. Martes.
PINCELADA DE ESPUMA AZUL

Pincelada azul, en el jardín. Torre de la Horadada. F: FotVi

-Agosto se va yendo con suavidad, sin grandes aspavientos. Luego de los calores de julio, queda el rescoldo de agosto. Pero es un rescoldo de brasas, sin llama, aunque aún activo. Alguna noche nos pillará el calor soñando que ha llegado una gota de lluvia que nos redima. Y, entre calores y tormenta, la fiesta. La Asunción de la Virgen a los cielos como una llama, como una rosa, porque «¿qué regazo, qué esfera deleitosa, / qué amor de Padre la alza y la reclama?» (Gerardo Diego). Y añade el poeta: «hoy va la Madre al Hijo, va derecha al Uno y Trino», «por eso el aire, el cielo, rasga, horada, / profundiza en columna que no cesa, / se nos va, se nos pierde, pincelada / de espuma azul en el azul sorpresa». No cabe más belleza. Rasgar el aire como una columna que no cesa, una columna de gracia y fe, que asciende vertiginosa hasta darse de bruces con la Trascendencia, con Dios. Dios, que es Padre, e Hijo, y Espíritu Santo; es decir, Amor familiar, anudado, creativo. Es ascendida, aspirada por Dios al cielo, la que fue, durante nueve meses, habitación lujosa y sin mácula que albergara al Hijo del Hombre. ¿Se nos va? El mismo poeta dice: «No se nos va, no; se va y se queda». Es, pues, columna que no cesa de irse y de quedarse, invadiendo nubes, cielo, eternidad, pero con los pies en el suelo, oxigenando a la humanidad de vida de Dios. Ella respira a Dios y este aliento divino baja hasta la tierra y llega a los pulmones de la humanidad, contaminada de egoísmos y avaricias, de pecado. Y así se alivia el mal, se va debilitando, hasta que cede y da paso al amor, o el Ser de Dios. María, ascendiendo, Diario, «pincelada / de espuma azul en el azul sorpresa» (19:02:28).

domingo, 13 de agosto de 2017

13 de agosto de 2017. Domingo.
LOS AZULES

Arcanos en el cielo, en Torre de la Horadada. F: FotVi

-Y vas y te paras a meditar: te detienes a pensar en serio, con método y un papel enfrente para ir anotando conclusiones. O anotas tus conclusiones en tu interior, donde están el corazón y los sentimientos que les acompañan, y lo sueños, donde anidan pájaros y alguna estrella, y un cielo extenso e inabarcable. Y donde andan casi todos los azules, salvo los que se tomó el trabajo de robarle Picasso al cielo (años 1901 a 1904) en su etapa azul. Ponía el pincel a pensar y todo le salía azul. Hasta la piedad -virtud que escasea- de una madre abrazada a su hijo. La piedad, esa virtud ausente, descartada, excluida. Todos admiramos la piedad de una madre para con su hijo, ¿pero y la del hijo para con la madre? Se ven residencias en las que la vejez jamás ríe: solo mira, con los ojos perdidos, el infinito. O, como un niño, juega a mirarse las manos, o a decir palabras sin sentido, o hacer silencios que incendian. Pero, Diario, ¿adónde miran los ojos de un anciano cuando, en la soledad, se pierden en el infinito? ¿O qué dicen sus extrañas palabras? ¿Y el clamor de sus largos silencios? (19:51:15).

sábado, 12 de agosto de 2017

12 de agosto de 2017. Sábado.
ARCADAS EN EL CIELO

Lágrimas de San Lorenzo, en el jardín. Torre de la Horadada. F: FotVi

-Y fueron las estrellas y se pusieron a llorar, y llovían pedacitos de ascuas candentes que dibujaban arcadas en el cielo. Como arbotantes de una catedral gótica. Lágrimas de San Lorenzo las llamaron. Un diez de agosto, Lorenzo moría lentamente en una parrilla -«Dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho», y trepidaba el fuego, y echaba chispas. Y el cielo, entonces, lloró estrellas: las Perseidas. Que son residuos de la cola del cometa Swift-Tuttle, dicen; pero yo, que no soy sabio, digo que son las lágrimas de San Lorenzo, que aún lloran, Diario, por su horrenda muerte, por el crepitar de su carne en el fuego (18:35:22).

jueves, 10 de agosto de 2017

10 de agosto de 2017. Jueves.
LO VIRAL ES VIRUS

Palma del martirio, en el jardín. Torre de la Horadada. F: FotVi

-Cuando leo que algo se ha hecho viral en las redes sociales, de inmediato pienso en una ordinariez o en un hecho trascendente. Y me pongo a dudar si verlo o dejarlo pasar, y lo dejo pasar. De ordinario, suele ser una patochada revestida con humareda de trascendencia. Todo lo viral es virus y el virus suele tener ráfagas de virulencia, de perversidad. E infecta. Como un virus maligno se extiende el asunto catalán: todos los días hablando y bebiendo el tema catalán, y poniéndolo de postre en la mesa. Un postre con azúcar, y, además, para diabéticos. Las tertulias, otro virus que afecta a la inteligencia y, a veces, da pie al bostezo liberador. Sin embargo, entre los internautas -palabra que rememora espacios abiertos y recorridos de fantasía, mendaces- no se ha hecho viral la muerte de Sigmund Sobolewski, «prisionero 88» en el campo de exterminio de Auschwitz. Sobrevivió al horror y ha muerto en el silencio de los justos, que, según San Agustín, son los que «viven con paciencia y mueren con alegría». Y porque la muerte del justo, dice, «no es muerte, sino sueño; no muerte, sino mudanza.» ¿La paciencia de los justos de Auschwitz? ¿O la paciencia o distracción de la muerte que pasó de largo y olvidó matarlo? Dice el poeta: «Si cualquier boca es un bosque de mentiras, / ¿quién me dice que la verdad no es mentira?» ¿Eh, Diario, quién? (19:09:40).

viernes, 4 de agosto de 2017

4 de agosto de 2017. Viernes.
APÓCRIFOS

Misterio tras las nubes, desde avión en viaje a Canarias. F: FotVi

-Estos días de calor terrible, salgo a pasear y caigo en la cuenta de que no hay vencejos en el cielo ni mirlos en el jardín. Ni susurro de conversaciones tras la tapia que separa el huerto de la calle. El calor escribe en el silencio. Solo las chicharras rompen el silencio que ellas mismas crean tras su canto. Sin embargo, leer a Borges me refrigera. Es el autor que más ha dicho con menos palabras. En su libro Biblioteca personal escribe: «Junto a los libros canónicos del Nuevo Testamento estos Evangelios apócrifos, olvidados durante tantos siglos y recuperados ahora, fueron los instrumentos más antiguos de la doctrina de Jesús». Eran los libros del principio, «cuando la religión era una pasión». Cuando no había dogmas ni razonamientos del teólogo. Porque «lo que importó al principio fue la nueva de que el Hijo de Dios había sido, durante treinta y tres años, un hombre, un hombre flagelado y sacrificado, cuya muerte había redimido a todas las generaciones de Adán». Borges, pues, Diario, sale en defensa de unos libros llamados apócrifos, no porque sean falsos, sino porque son ocultos, velados, inquietantemente misteriosos (20:07:00).

jueves, 3 de agosto de 2017

3 de agosto de 2017. Jueves.
PLAN IDÍLICO

Sabiduría del vidrio, en la Catedral de Sibenik. Croacia. F: FotVi

-El domingo, en la misa, se leía un trozo del libro primero de los Reyes en el que se hablaba de un Dios que se aparece en sueños a Salomón -entonces en los sueños había profecía y poesía, y luz y misterio- y le propone un plan idílico como comienzo de su reinado. «Pídeme lo que quieras que yo te dé», le dice Dios, y, hecho un silencio, escucha la respuesta: «Concede, pues, a tu siervo un corazón que entienda para juzgar y discernir entre lo bueno y lo malo». En vez de riquezas, honores, conquistas, pide sabiduría práctica para gobernar a Israel. Un corazón que entienda para juzga, dice. Juzgar: o adivinar por dónde anda el bien que eleva y por dónde el mal que ennegrece y hunde. Y pone suciedad y noche en las conciencias. Yo, mientras escuchaba esta narración del libro de los Reyes, me preguntaba ¿qué político o qué ser humano que buscara felicidad, si le ofrecieran el «pide lo que quieras que te lo daré», se inclinaría por la sabiduría y no por la fortuna, las distinciones, los logros sociales, las apariencias? Me lo preguntaba y me lo sigo preguntando, sin caer en la tentación de señalar a nadie, que podríamos ser yo mismo, o tú, Diario, ya que muy pocos son los que tienen la sabiduría de pedir sabiduría si te dieran a elegir entre todas las cosas bellas de la tierra. Aunque yo, Diario -y perdona-, pediría sabiduría, pero con amor (20:01:46).

martes, 1 de agosto de 2017

31 de julio de 2017. Lunes.
LA BARCA DE CARONTE

Polvo de estrellas, en el jardín. Torre de la Horadada. F: FotVi

-Dejo atrás la Torre y me precipito en el horno de Murcia, en el que me aso como un sorprendido pastel de carne. Pero es igual: dejo atrás un mes bello y reparador, con Candela y la familia, y visitas a los amigos. Y caminatas muy de mañana hacia el mar, donde sorprendía al sol despertando y abriendo uno a uno los registros de su afanosa plenitud. Dejo el mar y me vengo al infierno de Dante, sin un Virgilio que me guíe ni una Beatriz que me salve. Al llegar a Murcia, ha volcado la barca de Caronte y ando por un lago de aguas hirvientes, aunque llevaderas con aire acondicionado. Y ahí estamos: entre el calor y la tormenta devastadora, consumiendo días y acontecimientos, algunos chuscos y otros trágicos. Entre los trágicos, está la muerte del bebé Charlie Gard, no en brazos de sus padres, como hubiera sido lo lógico y amoroso, sino un lugar de cuidados paliativos desconocido y de color blanco sudario, según la ley. Las leyes, a veces, parecen mordidas y posteriormente regurgitadas por el diablo, para castigo (y vergüenza) de los mortales. Leyes que no apuestan por la vida, sino por la muerte. Como se ve, leyes obscenas y sórdidas que atacan a lo más noble y tierno de la condición humana: el derecho de un bebé a morir en brazos de su madre, o el de una madre a darle el último aliento a su hijo. Tal, Diario, como un beso de Dios (19:22:48).