OBRA


Sus primeros trabajos aparecidos en diversas revistas literarias, como «Uriel», «Poesía española», «Caracola», «Ínsula», no tuvieron mucho eco y pasaron desapercibidos. Aunque, debido a sus publicaciones en «Uriel», fue seleccionado para formar parte, siendo todavía estudiante, en la antología Poesía sacerdotal contemporánea (Uriel, 1957). En 1963, obtiene el premio «Polo de Medina» de poesía, que otorgaba la Diputación de Murcia, con su obra Dios se llama forastero, su primera obra poética importante; y poco después, con su libro Los pájaros, ganó un «accésit» al Premio «Adonais» 1965. Con Los vidrios rotos consigue, en 1975, el Premio de novela corta, de la Diputación de Murcia, y en 1978, el de teatro «Andrés Baquero» por su obra Las arañas. Su obra poética se ampliaría con Introducción a una selva incipiente, 1975; Creo en la tierra, 1977; Labios en la Vía Láctea, 1982; Los pájaros hablados, 1990; Casi amor o cántico, 1993; Si quieres ser mi diálogo (Libro para la oración), 1993; y Navidad poética, 1997; Materia elemental, 2012; Piedras rodadas. 2017. Oh Navidad. 2017.

Además de en Poesía sacerdotal contemporánea (Uriel, 1957), ha sido incluido en las antologías Última poesía religiosa, Barcelona, 1967, y Nuevo mester de clerecía, de Florencio Martínez Ruiz, 1978. Premio “Andrés Salom” de poesía 2011, al poema, publicado en Ágora. Y en Diez voces de la poesía actual. 2017.


De su poesía, en general, dice el crítico Florencio Martínez Ruiz: «García Hernández juega únicamente con la palabra, con su valor léxico, con sus signos imaginísticos, con su relevo sintáctico, con su valor proteico –en cambiante valoración de significados– para levantar sobre su textura y esquematismo un nuevo código de comunicación y de belleza». García Hernández tiene publicados, además, Los barcos de papel, año 1995, colección de 10 relatos breves, en los que con un lenguaje poético y surrealista, e irónico, a veces, trata temas en los que el bien y el mal se disputan ser hegemónicos en el día a día de la vida del ser humano, perdiendo el bien, alguna vez; pero sin estruendo. El otro libro de relatos El bosque apócrifo, contiene 9 relatos, en los que el misterio y una ironía más amarga y trágica que la del anterior libro, expone ensoñaciones y fantasmagorías del autor, por las que, preguntado, aún dice sentirse perseguido.

Últimamente, en 2006, ha publicado la novela, inspirada en un hecho histórico, pero no histórica, La santa herejía, de la que se dice ser obra de “prosa llamativa, repleta de hermosas metáforas, de situaciones originales, con un lenguaje acorde con la época que pinta”, y en la que “ocupa un lugar privilegiado la ironía y el humor, sin que falte un fondo filosófico que nos invita a la meditación”. En su lectura, una actitud complaciente con los personajes, conduce a que no deje de fluir de nuestros labios una sonrisa cómplice, y aun corrosiva, que nos hace amar y hallar correcto incluso lo que parece heterodoxo, y lo es, en algún caso; y todo debido a que vemos esta heterodoxia sólo como peldaño indispensable para la libertad.

Ha publicado, además, los ensayos Un punto de luz (1991), sobre la Navidad; La palabra, las miradas, el amor (2008), ensayo en el que se analiza el valor de la imagen en la manifestación (sin palabras, a veces) de los sentimientos; y El mar y su estrella (2008), estudio e historia de la poesía carmelitana en nuestra literatura.

Poesía


▪ Poesía sacerdotal contemporánea. Antología. Uriel. 1957.








▪ .Dios se llama forastero. Excma. Diputación de Murcia. 1964. Premio “Polo de Medina”.







  Los pájaros. Ediciones Rialp. 1966. Accésit Premio “Adonais”.








▪ Última poesía religiosa. (Antología) Apostolado seglar. Barcelona. 1967.

▪ Introducción a una selva incipiente. Ediciones 23-27. 1975.









▪ Creo en la tierra. Galayo. 1977.









▪ Nuevo mester de clerecía. (Antología). Editora Nacional. 1978.








▪ A modo de canciones. Monteagudo. Universidad de Murcia. 1978.







▪ Labios en la Vía Láctea. Galayo 16. 1982.








 Los pájaros hablados. Fondo editorial Ayuntamiento San Pedro del Pinatar. 1990.








    ▪ Casi amor o cántico. Fondo Editorial Caja Murcia. 1993.







▪ Si quieres ser mi diálogo (Libro para la oración). Espiritualidad. 1993.







    ▪ Navidad poética. Colección Pliego. 1997.







Materia elemental. Editorial Azarbe. 2012.






Tercera Antología de "Adonais". Ediciones Rialp, S. A. 1973. Madrid

▪ Piedras rodadas. Letra Impar. Veloz Quietud. 2017

▪ Diez voces de la poesía actual. Editorial Trirremis. 2017






Oh Navidad. Edición Casa Sacerdotal. Murcia. 2017










Relatos

▪ Los barcos de papel. Galayo 95. 1995.









▪ El bosque apócrifo. Fondo Editorial Caja Murcia. 1996.









Novela y teatro



▪ Los vidrios rotos. Excma. Diputación de Murcia. 1975. Premio “Andrés Baquero” de novela corta.







 ▪ La santa herejía. Novela. Edición Cuadrado. 2006.









Las arañas. Comedia en 3 actos. Excma. Diputación de Murcia. 1980. Premio “Andrés Baquero” de Teatro.









▪ El pez pescado. Comedia en 1 acto. Monteagudo. 1981.









▪ Retablo del Portal Iluminado. Auto de Navidad en 1 acto. Parroquia de la Purísima. Javalí Viejo. 1984.

Ensayos



▪ Un punto de luz. Asociación de Belenistas. Murcia. 1992.
▪ La palabra, las miradas, el amor. Cabildo Semana Santa. San Pedro del Pinatar. 2008.
▪ El mar y su estrella. Hermandad del Carmen. San Pedro del Pinatar. 2008.







Una bella historia. (Inédito).

En el taller


Textos y tronos. (Libro de ensayos).
Contemplación (Libro de poesía exclusivamente religiosa).

 

 

2 comentarios:

  1. Tienes que estar muy contento por esa larga retahíla de creaciones literarias. Aparte de tus amigos que te conocemos a ti y a tus obras, recordando el dicho de que nadie es profeta en su tierra, no sé a qué espera la comunidad y el Ayuntamiento de Molina para ofrecerte el bien merecido homenaje que te corresponde. Y es que, metidos los políticos a incrementar su propio pecunio, inconscientes, no miran de ensalzar tu considerable aportación a la cultura. Una pena, de verdad, Vicente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, José María, estoy muy contento, aunque, ahora, al final, veo que todavía son pocos. Podía haber sido alguno más; pero lo de escribir, no ha sido más que un hobby para mí, pues he tenido que hacer otras cosas; entre ellas: cuatro iglesias, por ejemplo, y predicar, y dar sacramentos, etc. Ya sabes tú la vida de un cura. En cuanto a lo de los políticos, no me interesan en absoluto, que vivan su vida. La Cultura nunca les ha interesado. Así pueden hacer de su capa un sayo. Con todo, gracias, José María, por tu generosidad. Un abrazo.

      Eliminar